Nuestros postres caseros

Solemos hacer unos postres de rechupete que varían según el día. Aquí hay algunos:

El Flacutí

Bueno, en realidad es un clafoutis tradicional lemosino pero la prestigiosa crítica culinaria mansillana Ana Peña, lo rebautizó “flacutí” cuando tenía seis años (ahora ya es mayor) y nos gustó el nombre. El flacutí es un postre a base de harina, nata, huevo y fruta que se come preferentemente templado y espolvoreado con azúcar glas. En temporada lo hacemos de cerezas (¡ojo! enteras, con hueso, que le confiere un aroma sin igual) y el resto del año lo hacemos con otras frutas frescas, aunque la que más nos gusta es la de piña: 2,90€.

El Panquinpái

Siguiendo una receta de la familia, de los coloridos otoños canadienses traemos esta deliciosa tarta de calabaza, harina, huevo, nata, y especias en una masa quebrada. La ofrecemos en tamaño individual, aunque siempre se puede compartir. Se sirve templada con nata montada: 2,90€.

El Arroz con leche

No lo hacemos muy a menudo pero, cuando lo hacemos, es denso y cremoso y garantizamos que la cuchara se queda de pie si la clavamos en el centro. Un postre para los que buscan el recuerdo de su infancia por 2,90€.

Las Palachuntas

Para los entendidos, son palascintas húngaras, a saber: crepes untadas con una de nuestras mermeladas caseras enrolladas y espolvoreadas con azúcar glas. Es un auténtico vicio y puedes pedir dos por 2,20€ o tirar la dieta definitivamente por la ventana y pedir tres por 3,20€.